El uso del celular en el aula como herramienta educativa


El uso del teléfono móvil en el aula es un reto para el aprendizaje, ya que no solo se trata de incorporar el celular en la clase sino de entender que este debe cumplir una función académica específica y estar alineada con los objetivos del curso. ¿Es posible aprovechar su potencial sin que sea una herramienta de distracción?


Partamos del contexto inmediato primero: es claro que el año anterior significó un desafío a nivel educativo. A muchas personas estudiantes no les quedó otra que adaptarse a recibir lecciones virtualmente mediante el teléfono, a falta de una computadora o de buen internet.

Al respecto, la investigadora del Programa Estado de la Nación (PEN), Isabel Román Vega, explica que para muchos estudiantes la conectividad se logra solo por el celular. Los datos señalan que entre las poblaciones más afectadas por la pobreza (1º quintil) el 48% solo accede al internet por el celular y un 10% no tiene ninguna conexión.

Si bien el celular es un medio clave para la comunicación, no es siempre el más idóneo para que los docentes faciliten recursos educativos diversos y den seguimiento al aprendizaje de sus estudiantes", explica el artículo de Román Vega.

Las clases presenciales actualmente viven un retorno progresivo. Tras la experiencia de un año en el que las herramientas tecnológicas, fuero primordiales, ahora el reto está en llevarlas a las aulas.


Muchos docentes estaban en desacuerdo con el uso del celular en la clase por la posibilidad de ser un factor distractor. No obstante, es innegable su potencial como herramienta educativa. El sitio web especializado Actualidad Educativa ahonda en las ventajas del uso del móvil en la clase:

  • Investigación inmediata: Permiten acceso a diferentes aplicaciones para poder encontrar información con mayor rapidez, abriendo un mundo de posibilidades desde el pupitre.

  • Registro de clases: Son una herramienta para registrar la información de la clases a través de fotografías, vídeos y tomas de la pizarra.

  • Organizador estudiantil: Los móviles tienen la aplicación del calendario y recordatorios por lo que ayudan a los niños a desarrollar capacidades de organización y agenda exámenes o proyectos a entregar en determinada fecha.

  • Notas de voz: Permiten grabar explicaciones o exposiciones importantes para repasarlas en cualquier momento.

  • Conexión: La principal función del móvil es ser un canal de contacto y esto es una ventaja ya que permite estar en contacto con los padres de familia y sus compañeros en tiempo real o al instante.

  • Apoyo fuera del aula: También se pueden utilizar para reforzar aprendizajes fuera de la clase, recomendando actividades o aplicaciones que puedan servir para esto.

  • Aumento de la motivación y participación: El uso de los móviles permite una comunicación diversa según las necesidades de cada alumno o alumna, lo que permite que la metodología se personalice según sus necesidades, así como el modo de trabajo.

Al respecto, el Colegio Juventud de Santiago de Compostela redactó una guía práctica para introducir dispositivos móviles en el aula. Del protocolo se destaca:

  1. Definir al alumnado: su tecnología, sus gustos, usos, costumbres…

  2. Definir los objetivos de aprendizaje: curriculares, competenciales, etc.

  3. Elección del dispositivo y del número de dispositivos: tabletas o móviles, propios o no, por grupos o individual.

  4. Definición del tiempo de uso y concreción de las acciones curriculares: toda la jornada, por materias, por proyectos, etc.

  5. Implementación y materiales: con conexión o sin conexión, 3G o wifi, con apps gratuitas o de pago, recursos propios o ajenos…

  6. Delimitar el uso en el aula y la participación: cuándo, cómo, qué y quién.

  7. Evaluación: del mismo modo cuándo, cómo, qué y quién.

  8. Gestión de crisis: ¿qué hacer si… no disponemos de móviles, existe un fallo tecnológico, la familia no desea que se use el móvil en el aula…?

Por: Alonso Martinez, Periodista.

38 visualizaciones0 comentarios